TESTIMONIO DE FE A SAN BENITO ABAD PDF Imprimir Correo electrónico
Escrito por Lic. Ramon Angel Orozco Bustamante   
Lunes 04 de Octubre de 2010 21:32
 
Sample Image

En el mes de Junio de 1999, en un viaje a la Ciudad de México, mi Tía Leticia Orozco Romo, nos regalo a mi papa y a mí, un crucifijo de SAN BENITO ABAD, y nos dijo que era muy milagroso; posteriormente, conocí a un Padre Benedictino, Ramón es su nombre, quién me hablo de la vida y obra de este Santo, y de ahí nació la devoción a San Benito Abad.

JAMAS PIERDAS LA FE;   SAN BENITO ABAD HA HECHO MILAGROS EN CABORCA

Les daré mi TESTIMONIO DE FE, respecto de lo que considero UN MILAGRO, que se encuentra perfectamente documentado en esta Ciudad de Caborca.

EL 20 de febrero de 1998, conocí a DOÑA SOLEDAD SALAZAR   DE LEON, una señora, alta, espigada, de un carácter muy jovial, que tenía 83 años de edad, por razón de un asunto de carácter legal, al que me toco asistirla.

La visite en su rancho EL BURRO, distante unos 140 kilómetros de terracería muy mala, en el municipio de Pitiquito, donde siempre estaban a su lado, sus hijas Evangelina y María del Rosario León Salazar, quienes viven por la Calle Cuarta Sur # 154, del Infonavit Benito Juárez,  de esta Ciudad de Caborca, Sonora.

Pues bien, del trato profesional siguió con Doña Soledad, una amistad; porque ella tenía un carácter que me permitió decirle que la adoptaría como  mi Abuelita;  hasta que un mal día,   se me informo que Doña Soledad, se la habían llevado a Hermosillo, para tratarla de una enfermedad y había que realizarle estudios clínicos muy avanzados.  Tenía en esas fechas, la edad de 85 años. 

La sospecha de la enfermedad fue confirmada en dos clínicas de reconocido prestigio; que fueron el SANATORIO LICONA y entonces, el nuevo hospital del CIMA.

 

Dictaminaron CANCER EN EL PANCREAS,  HIGADO Y RINON.

 

Estuvo doña Soledad, aproximadamente tres meses en tratamientos y medicamentos, hasta que los médicos le dicen a sus hijas, que ya no hay nada que hacer por ella, que mejor se la traigan a Caborca; a lo que acceden, y un día 24 de Junio del año 2000, llegan con ella por la noche, al Centro médico Caborca, a la que conocemos como  clínica Canessi, donde es hospitalizada en el cuarto 1.

 

Mi hermana Zulema, entonces vecina de Chayito (María del Rosario León Salazar de Martínez) me avisa el domingo por la tarde, que Doña Soledad ya estaba en Caborca y hospitalizada en la Clínica Canessi y que viene sumamente grave, que le  dijeron que le quedaba muy poco tiempo de vida, quizás dos o tres días solamente.

 

Al día siguiente, lunes 26 de junio del año 2000, acudimos Federico Hans Hagelsieb Vanegas y un servidor,  a hacerle una visita a Doña Soledad a la Clínica, encontrándoos ya con toda la familia reunida, y al llegar a la recepción de la Clínica, estaba el Doctor Alberto Mendoza, a quien saludamos, y al preguntarnos que andábamos haciendo, le dije que iba a ver a Doña Soledad, que me habían dicho que estaba muy grave.

 

El Doctor Mendoza, me dice: efectivamente, está muy malita, y me ensena un certificado médico que habían expedido en Hermosillo, el hospital CIMA, que determinaba, que Doña Soledad, estaba ya en su fase terminal de cáncer de páncreas e hígado.

 

No creía la gravedad de doña Soledad, hasta que vi  el certificado médico, y aun recuerdo los datos que establecía que era CANCER EN SU FASE TERMINAL.

 Pedí autorización para entrar al cuarto, y me la concedieron, y verdaderamente, me pudo mucho ver el estado de aquella mujer a la que apreciaba en vida tanto, era una velita, con sus ojos sin brillo, y su coloración de piel, y le digo, Doña Soledad, que anda haciendo Usted en Hospitales, a lo que me contesta, Mijito, estoy muy cansada, agotada, a lo mejor de esta no salgo. 

Lógicamente, ante ese cuadro, ante esa imagen que estas viviendo en ese momento, se hace  un nudo en la garganta y le digo, Doña Soledad, usted se va aliviar, y le pongo el crucifijo de San Benito Abad que traía y se lo pongo en su Rosario, que tenía en su mano izquierda, y le dije: ESTE CRUCIFIJO QUE LE ESTOY PONIENDO DOÑA SOLEDAD, ES MUY MILAGROSO, ES DE SAN BENITO ABAD, RECE CON MUCHA FE, Y VERA QUE PRONTO SE ALIVIARA.

Sample Image

Crucifijo de San Benito Abad

 

Después de agradecerme Doña Soledad, y haber estado con ella, por espacio de unos 20 minutos, me despedí, y afuera del cuarto me puse a las órdenes de sus hijas, diciéndoles que me avisaran de cualesquier cosa,  y opte por   retirarme de la Clínica.

 

Al día siguiente me avisan: DOÑA SOLEDAD, ESTA EN ESTADO DE COMA, MUY GRAVE, PUEDE MORIR EN CUALESQUIER MOMENTO.

 

A Doña Soledad la estaba atendiendo el Dr. Juan Miguel Duarte Vega, quien la estaba auxiliando medicamente.

 

El día Martes 27 y miércoles 28 de Junio del año 2000, doña Soledad, estuvo en coma, en peligro de muerte, pero es cuando uno siente que los milagros se dan, y el jueves 29 empieza a reaccionar, sumamente favorable, a grado tal, que recupera todas sus funciones vitales.  

 

  Lo sorprendente, que el viernes 29 de junio del año 2000, es dada de alta de la clínica Canessi, a donde había llegado en fase terminal de cáncer.

 

Los documentos y certificados médicos  deben seguir en los archivos de la clínica.

 

El sábado 30 de Junio, voy a visitarla a la casa de su hija Chayito, y entre a su recamara, donde estaba rodeada de sus familiares, y pase a saludarla.

 

La imagen que veo, es de una mujer sana totalmente, alegre, contentísima de estar viva, y me saluda y en el abrazo y la plática me comenta doña Soledad:

 

Mijito, ya arregle todos mis problemas con mis hermanos, estoy bien de salud, ya aclare todos los problemas que tenia con mi hermano Nacho, platique mucho con él y ya te imaginaras, de modo, que estate al pendiente para arreglar todo. Estoy muy contenta y aquí estaré.

 

Me despido en la algarabía que tenia, le dije, luego regreso,   apenas tenía horas en su casa, después de pasar  por lo más grave de su enfermedad de cáncer.

 

Salgo de la recamara, todavía confundido, y le pregunto Chayito y a Evangelina, sus hijas, OIGA, EL HERMANO DE DOÑA SOLEDAD, DON NACHO, NO ES EL QUE FALLECIO HACE COMO 20 AÑOS?; SI ME DICEN ELLAS, entonces cuando estuvo en Coma, estuvo con él y sus demás hermanos; es lo que también nosotros oímos. 

 

Doña Soledad, falleció casi seis meses después, por otras causas, pero de cáncer en los rinones, hígado y páncreas, JAMAS VOLVIO A SER TRATADA.

 

Este es mi testimonio de FE a San Benito Abad,  quien es patrón de Europa, erupciones cutáneas, sarpullidos, envenenamientos, trabajadores agrícolas, granjeros, forjadores y fundidores del cobre, moribundos, eripsela facial, contra la fiebre, piedras en órganos, enfermedades inflamatorias, enfermedades del riñón, monjes, personas en órdenes religiosas, intoxicaciones, escolares, espeleólogos, tentaciones. Y es quien intercede por nosotros ante Dios, para la solución de las peticiones o gracias solicitadas.

 

Agradezco la lectura de este Testimonio. Lic. Ramón Ángel Orozco BustamanteH. Caborca, Sonora.  Octubre 5 de 2010.